Main Navigation
Main Content

La 8155 de Kramer en las obras de un túnel a una profundidad de 25 metros

Continúan las obras de ampliación del túnel para el «nuevo paso subterráneo central de los Ferrocarriles SBB». La cargadora sobre ruedas 8155 de Kramer de diez toneladas se bajó a unos 25 metros de profundidad con una grúa. Ahora, el nuevo paso subterráneo se está excavando paso a paso, para que los pasajeros tengan más espacio a partir de 2027 y puedan beneficiarse de unas distancias más cortas.

En el futuro, se podrá acceder a la estación de tren de los Ferrocarriles SBB por escaleras mecánicas, ascensores y escaleras. Los constructores trabajan desde tres lados distintos para llegar hasta la nueva estación de trenes regionales de Berna RBS con maquinaria pesada, incluida la cargadora sobre ruedas 8155 de Kramer y su cucharón estándar con dientes. Su cucharón robusto y estable, perfecto para trabajar con tierra y grava, complementa perfectamente con la gran efectividad de los dientes en el material más grueso. La cargadora sobre ruedas 8085 de Kramer utilizada anteriormente tuvo que ser reemplazada para este trabajo. «En este momento necesitamos una máquina que pueda manejar aún más material y preferimos una máquina con dirección en todas las ruedas dado el poco espacio que hay en las galerías», enfatiza Lars Scheidegger de Rohrer-Marti AG. Se construirá un túnel de aproximadamente un kilómetro de largo con una salida de emergencia desde Hirschenpark. Además del transporte urgente, se ampliará la zona para plazas de aparcamiento subterráneas y otras salas subterráneas para el sistema ferroviarios. Las obras se están llevando a cabo desde la calle Laupenstrasse, ya que requieren una plataforma para determinados transportes de carga. Aquí la 8155 está desplegando todo su potencial. Recoge el material demolido por las excavadoras debajo de las vías de la estación de tren central, y lo transporta al punto de transbordo al final de la galería. A partir de aquí, el excedente llega a la superficie mediante una grúa giratoria o directamente a un camión, con el fin de eliminar el material de la obra. Dado que el número de pasajeros que se desplazan por trabajo en la estación de tren de Berna aumentará de 260.000 a unas 375.000 personas al día en 2030, la ampliación que se está llevando a cabo actualmente es esencial.

Soluciones especiales para una aplicación especial

El modelo más emblemático de Kramer, la 8155, se enfoca siempre en las necesidades de los clientes y, como una verdadera todoterreno, ofrece soluciones óptimas para esta aplicación especial en una obra civil. Gracias a la probada dirección a las cuatro ruedas y su ángulo de giro de 2x40°, esta máquina con una carga de vuelco de 6.100 kg, es especialista en cargas pesadas en condiciones especiales de construcción como esta. El radio de giro de estas máquinas es de apenas 3.865 mm, por lo que es una máquina verdaderamente eficiente en espacios reducidos. Como todos los modelos de la serie 8, cuenta de serie con los modos de dirección en las cuatro ruedas, en diagonal y en el eje delantero, para ofrecer un uso flexible en la obra. Gracias al probado bastidor compacto del vehículo, la máquina convence en esta exigente aplicación con una combinación perfecta de máxima estabilidad, maniobrabilidad y carga útil constante. Además, las cargadoras sobre ruedas y los manipuladores telescópicos de Kramer cuentan con la hidráulica de alto rendimiento Load Sensing, la innovadora transmisión ecospeedPRO (opcional) y un potente motor Deutz TCD 3.6 de 100 kW.

Equipada para el futuro

Kästli Bau AG estaba muy satisfecho con las máquinas alquiladas: «Kramer, en colaboración con Rohrer-Marti AG, pudo ofrecernos la solución que necesitábamos para esta obra tan especial. Junto con los ingenieros de planificación y construcción, se comprobaron los diversos requisitos antes de iniciar las obras y se seleccionó la máquina más adecuada».