Preguntas más frecuentes sobre nuestras cargadoras sobre ruedas eléctricas

La duración eléctrica varía en función de varios factores, como el comportamiento de conducción individual, el tipo de aplicación y las condiciones ambientales. La duración que se puede alcanzar sin carga intermedia varía entre unas 4 y unas 2 horas.

Tipo de aplicación: (recorridos cortos frente a largos, trabajo con la cuchara frente al trabajo con horquilla, fases de regeneración frente a un funcionamiento continuo, etc...). El tipo de aplicación influye enormemente en la duración real. Sin tener en cuenta otros factores, la duración puede variar en un 50 % según el tipo de aplicación.

Condiciones del suelo: (asfalto, camino de grava sin pavimentar, subsuelo mayormente blando, subsuelo muy blando). Cuanto más blando sea el suelo, mayor será la potencia necesaria. Además, el deslizamiento aumenta en suelos blandos. Ambos factores influyen en la duración de la cargadora sobre ruedas eléctrica.

Tipo de terreno: (continuamente llano, pendientes leves, pendientes pronunciadas). Conducir por pendientes aumenta la potencia necesaria y, por lo tanto, afecta la duración de la máquina.

Comportamiento de conducción: la capacidad de anticipación en la conducción tiene un efecto positivo en la duración. Los potentes procesos de aceleración de la máquina derivan en un consumo de energía extremadamente alto del motor de accionamiento de marcha. Se puede influir positivamente en la duración evitando procesos de aceleración intensos o anticipando el comportamiento de conducción.

Temperatura exterior: la temperatura exterior también afecta la duración de la máquina. Especialmente en los meses de invierno, recomendamos cargar y almacenar la cargadora sobre ruedas a temperatura ambiente. Por ejemplo, en un garaje o una sala de máquinas. De este modo, los componentes como los ejes, la transmisión o el sistema hidráulico se mantienen calientes, lo que también afecta la duración.

Consumidor adicional: (calefacción, radiador de aceite opcional, radio, iluminación). La calefacción es, con diferencia, el mayor consumidor adicional, ya que se alimenta directamente de la batería y no del calor residual del motor, como suele suceder en los motores de combustión. Por lo tanto, la influencia en la duración es muy grande. De modo que recomendamos estacionar el vehículo en edificios cerrados y con calefacción si la temperatura exterior es baja. En consecuencia, la calefacción solo tiene que mantener la temperatura de la cabina en lugar de calentarla por completo. Los otros consumidores adicionales no tienen una gran influencia en la duración, pero también deben tenerse en cuenta para un análisis realista.

Uso del freno de servicio: en cuanto el conductor levanta el pie del pedal del acelerador, el accionamiento de marcha cambia al modo de recuperación (recuperación de energía), lo que significa que la energía cinética de la cargadora sobre ruedas se convierte en energía eléctrica y se recupera. Durante la fase de recuperación (vehículo en punto muerto), la energía eléctrica se retroalimenta a la batería. La recuperación no puede ejecutarse cuando se utiliza el freno de servicio.

La cargadora sobre ruedas totalmente eléctrica de Kramer está equipada con un cargador de baterías de corriente alterna (CA) integrado de 230 V con una capacidad de carga de unos 3 kW. La carga se puede realizar con el enchufe CEE de 16 A de 5 polos (rojo) o con el enchufe CEE de 16 A de 3 polos (azul) (ambos enchufes están incluidos en el volumen de suministro de serie).

Sí. Las cargas intermedias permiten recargar la batería en cualquier momento, por ejemplo, durante los descansos. Gracias a la batería AGM utilizada, no hay efecto memoria. En consecuencia, el tiempo de uso diario y, por lo tanto, la duración se puede ampliar significativamente.

Con los costes actuales de la electricidad, es difícil predecir cuánto costará una carga de la batería.

Con un precio de la electricidad de 30,00 céntimos el kilovatio hora, la carga completa de la batería cuesta 7,76 €. Situación en 2021

El cargador integrado a bordo (220-240 V) carga la batería al 100 % en 8 horas. Al cabo de apenas 5,8 horas, la batería ya se ha cargado al 80 %.

La batería AGM es una batería de plomo-ácido con fieltro con las características de una batería de iones de litio y ha sido especialmente desarrollada para aplicaciones con requisitos de alto rendimiento. Los ejemplos típicos de aplicación se encuentran en vehículos pesados, donde los requisitos de carga simultáneos, como la elevación, el descenso y la aceleración, se producen continuamente. La batería AGM es un sistema de batería cerrado que no requiere mantenimiento. Resumen de ventajas:

• Excelente relación precio-calidad

• Sistema sin ningún tipo de mantenimiento

• No es necesario añadir agua

• Admite cargas intermedias sin problemas

• Larga durabilidad

• Sistema de potencia de accionamiento más fresco (menor pérdida de eficiencia debido al calor)

• Carga eficiente: 416 Ah a través de un cargador de baterías de 230 V en 8 horas

• Robustos y fiables

  • El peso significativamente mayor de una batería AGM se puede utilizar de manera eficiente como contrapeso. Con una batería de iones de litio, se deben instalar contrapesos adicionales.
  • Las baterías de litio tienen una capacidad térmica más baja, lo que hace necesaria una refrigeración activa con corrientes de descarga elevadas. No es necesaria una refrigeración activa de la batería AGM.
  • Con la misma vida útil de la batería, las baterías de plomo-ácido tienen una mejor relación precio-calidad.
  • A bajas temperaturas, la capacidad de carga y la capacidad de suministro de corriente de la batería AGM es significativamente mejor que la de las celdas de litio.
  • En lo que respecta a la seguridad, las baterías de litio son difíciles de manejar. Un uso incorrecto y los daños en las celdas representan un alto riesgo (riesgo de incendio). El peligro de las celdas de litio debe evitarse mediante carcasas protectoras adecuadas.

La batería AGM está equipada con puntos de izaje y lengüetas para carretillas elevadoras. La batería se puede cargar en unos 30 minutos. Se puede solicitar una batería de recambio, incluido el cargador, a los distribuidores de Kramer.

Si el último LED del indicador de estado de carga de la batería comienza a parpadear, la última etapa del llamado modo de reducción de potencia comenzará al cabo de un breve período de tiempo. En el modo de reducción de potencia, se reducen tanto el par de giro como la velocidad de desplazamiento, en casos extremos hasta 3 km/h. Si el vehículo se utiliza cerca de una toma CEE de 16 A de 3 o 5 polos, el vehículo se puede utilizar con una reducción de la velocidad de hasta 3 km/h. El accionamiento no se desconecta por completo. En cuanto la velocidad se haya reducido a 3 km/h, la batería debe cargarse de inmediato; de lo contrario, la batería se descargará por completo. Debe evitarse una descarga total a toda costa.

Según el reglamento sobre baterías, los fabricantes de baterías están legalmente obligados a retirar sus baterías usadas. También existe la opción de entregar las baterías a un centro de reciclaje previsto al efecto. Puede obtener información más detallada de su distribuidor de Kramer correspondiente. Las baterías AGM y sus componentes se pueden reciclar hasta en un 65 %. Si es necesario, como cliente recibirá una declaración por escrito sobre el reciclaje adecuado de la batería usada.

Las subvenciones del gobierno dependen de su ubicación. Los diferentes gobiernos estatales tienen diferentes reglas con respecto a la movilidad eléctrica. Puede obtener más información de su distribuidor de Kramer.

Sí. El período de garantía será de un máximo de 1.000 horas de funcionamiento o doce meses desde la entrega por el distribuidor a su primer cliente, pero no superior a 18 meses desde la fecha de entrega de fábrica. Además, el período de garantía se puede ampliar hasta 3 años o 3.750 horas. Puede obtener más información de su distribuidor de Kramer.

En principio, una cargadora sobre ruedas eléctrica también debe revisarse a intervalos regulares. Sin embargo, la cargadora sobre ruedas eléctrica tiene las siguientes ventajas: Menos componentes y menos puntos de mantenimiento: mientras que, por un lado, se omiten algunos componentes y líquidos típicos del motor de combustión (incluidos componentes del motor como filtros de aire, de combustible y de aceite, correas trapezoidales, y también los líquidos que tienen que sustituirse a intervalos regulares), por el otro lado, se añaden a la lista de mantenimiento los elementos especiales de una cargadora sobre ruedas eléctrica. Esto incluye la medición anual de la tensión individual de las celdas de la batería y una medición de la resistencia de aislamiento. El cargador y las conexiones de los cables, así como el estado de la batería, también se examinan como parte del mantenimiento general.

No, con la cargadora sobre ruedas eléctrica de Kramer puede trabajar sin producir emisiones a nivel local. Si carga su vehículo eléctrico con energías renovables, podrá reducir aún más su huella de carbono.